El año pasado publicamos un pequeño video de un recorrido por el Microsoft Home, una instalación que está dentro de nuestro campus en Redmond y que explora qué tecnología será común en los hogares en los próximos 5 a 10 años. Por esta razón, no se trata de un lugar estilo película futurista, está basado en cómo lucen los hogares reales y cómo la tecnología se integra en ellos.

Con esta integración en mente, estuvimos con la idea de la mezcla entre lo físico y lo digital con respeto al Microsoft Home. Estuvimos allá la semana pasada y con esta nueva terminología en mente, los demos toman un nuevo significado.

  • Fuera, en la puerta de entrada, una planta tiene un pequeño sensor que monitorea la humedad. Cuando la planta necesita agua, lo señala con un LED que parpadea y una alerta al teléfono de los dueños de la casa cuando están cerca de ella.
  • Dentro del hogar, un librero está construido con marcos de fotografía digitales en sus paneles, cuando un objeto (como una miniatura de la Torre Eiffel) es colocado en el librero, los marcos se iluminan con imágenes de Paris, Francia – no porque reconozca al objeto (aunque eso es posible) sino debido a una etiqueta RFID que liga el lugar de compra del objeto con fotos digitales tomadas al mismo tiempo.
  • La barra de la cocina es uno de los ‘grandes éxitos’ de Microsoft Home – los visitantes que vuelven siempre preguntan por ella. La alacena emplea una combinación de lectores RFID, proyección y un sistema de audio para entregar una superficie interactiva. Cuando una bolsa de harina se coloca en la superficie junto a una mezcladora, al usuario se le presenta una imagen y audio que le preguntan si necesita un manual para el proceso o una receta para hacer pan o galletas (basándose en el hecho de que hay huevos en la nevera).
  • El comedor tiene una mesa que utiliza técnicas de proyección similares a las ya mencionadas para convertir la superficie en un juego multijugador para los niños o en un tutorial para crear origami con papel real al proyectar las instrucciones y los patrones para doblar en el papel.

clip_image001 clip_image002

Hay muchos otros ejemplos en la casa pero estos son algunos de los que nos ayudaron a ir más allá en el concepto de mezclar lo físico con lo digital como sinónimo de la realidad aumentada. Lo que también hemos encontrado interesante sobre estos ejemplos es la manera tan sencilla en que se integran en el hogar – no se sienten forzadas como algunas aplicaciones AR que se han usado ahí. Esta es una parte importante de por qué pensamos que la mezcla de lo digital con lo físico está fuertemente ligada con otra tendencia de la que hemos hablado aquí – la interfaz natural de usuario. Entre más podamos mezclar lo digital con lo físico de formas cada vez más sencillas como esas en la casa, más naturales serán esas interacciones y más importante aún, las aceptaremos y adoptaremos más fácil como algo común.